Blogia
El Mundo de Juaki

JESUCRISTO COLEGA

JESUCRISTO COLEGA Lo confieso: soy una de esas víctimas de los colegios de curas del franquismo tardío. Ver un alzacuellos me provoca urticaria, las misas atacan mi sistema nervioso (o lo atacaban, porque no voy a una desde hace... unos veinte años), y verle el careto al chamán general (el papa con choco) provoca en mí sentimientos enfrentados que van desde el deseo viceral de arrojarle lo primero que tenga a mano, hasta la fase de risa tonta y desternillante cuando me doy cuenta de lo mucho que se parece al Emperador Palpatine.

Manías que le quedan a uno después de vivir una infancia alienada por la presencia omnipresente del pecado. Con decirles que un día, teniendo yo unos doce o trece años, el cura que nos daba religión nos dijo aquello de: "Aquel que sucumbe a los tocamientos impuros pone en peligro la vida de su madre, que arderá en las llamas del infierno por su causa". Ni que decir tiene que todos salimos de clase aquel día corriendo para comprobar que nuestras progenitoras seguían vivitas y coleando... Hombre, con esa edad ya nos la pelábamos más que los monos del Parque Genovés. Pero aún éramos inocentes, y, aunque hacíamos caso omiso de la castidad y todas esas gilipolleces, siempre nos quedaba la duda de que podía ser cierto que había un joputa allá por las nubes dispuesto a joderte la vida (y la de mamá, por lo visto) por un quítame allá esas pajas.

Digo esto porque la divinidad de mi infancia, ya les digo, era un cabrón con barbas al que no se le podían buscar las cosquillas. Fïjense ustedes la que les hizo pasar a los judíos, y eso que eran su pueblo. Era una especie de superhéroe con malas pulgas que lo mismo te separaba un mar que te enviaba lluvias de sapos (una gracia, vamos, qué malaje tenía el tío). Alguien al que más valía no enfrentarse por lo que puediera ocurrir.

Ahora, eso ha cambiado.

Esta mañana he ojeado un libro de religión de 3º de ESO. Ya sabíamos todos que los contenidos de las asignaturas han bajado a límites infinitesimales desde la llegada de la LOGSE y sus posteriores clones malvados, pero es que lo de la enseñanza religiosa ya clama al cielo. Porque es que dios ya ni existe, dios padre quiero decir. Ahora todo se centra en Jesucristo, su hijo bienamado (al que, por cierto, dejó que lo putearán más que a un sargento de marines en manos del vietcong), que se nos presenta así en plan hola-que-hay-chachipiruli-cómo-mola-oshes... De vergüenza. Si yo fuese católico, y mis hijos tuvieran que tragarse esa bazofia (no es el caso, pretendo ser coherente con mis creencias), denunciaría a los mamarrachos autores de semejante basura. Ya puestos, supongo que los católicos deberían preocuparse por el asunto. En caso contrario, les auguro que las próximas imágenes del salvador del mundo podrían tallarse con gorrita de béisbol y canuto en la boca, y los cánticos de las Iglesias teñirse de ritmos hip-hop.

Lo cual no me molesta, por supuesto. Simplemente me hace gracia. Me imagino las oraciones del futuro:

Jesucristo, colega, pégate un milagrito que la cosa está chunga por aquí por el barrio, que'l pringao de Satán no va tené ni que trabajá con sus muertos tó. Olé qué arte tiene'l gachó.

Patético. Yo creo que va siendo hora de cerrar el puesto.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

4 comentarios

Borja -

Lamentablemente, es cierto que muchos sacerdotes, monjas y profesores han hecho daño a la fe católica con ciertos comentarios, actitudes y pecados... Pero, gracias a Dios, no es la fe en los sacerdotes la que salva, sino la fe en Jesucristo. Te invitaría a pedir que, al menos, se te fuesen los odios y rencores que tienes por que alguien no supo explicarte no el porque no es bueno masturbarse, sino que no te explicaron lo grande que es el amor (en todos sus sentidos, por supuesto también el MATRIMONIAL).

Pero claro, supongo que ya "sabes demasiado" como para ni siquiera rezar un "si estás ahí, házmelo saber".

Yo he vivido gran parte de mi vida al margen de casi todo y ahora tengo la suerte de querer vivir la fe católica y te aseguro que soy mucho más feliz...

minna -

Yo sé de uno, que me da a mí que va a ser de tu quinta, que entrenó a su fox terrier para atacar sotanas...

Charlotte -

Mejor no quejarse del Jesucristo Chachiguay. Lo prefiero mil veces a mis recuerdos del Opus "si te violan es culpa tuya" Dei. Bueno, y la mayoría no sabíamos que la masturbación era pecado porque ¡eh!, la masturbación femenina no existe (como mucho hay que tener cuidado al lavarse por las mañanas en el bidé, vaya a ser que te guste). Uf.

Por cierto, Joaquín, hace poco tuve que realizar un insufrible análisis de pragmática inmanente y discursiva, por razones puramente académicas. Siento haber realizado tal aberración sobre tu "Deshacer el mundo", una narración de calidad, y espero que algún día sepas perdonarme... :)

javi -

Bueno, ya no te amenazan con el fuego eterno, pero sigue sin gustarles que pienses mucho sobre el 'hecho religioso'. Es contraproducente para ellos.
Yo estudié secundaria durante los últimos años del BUP y en clase de religión también se olía ya ese tufillo 'light', adornado con momentos gloriosos cuando se ponían a comentar temas como la sexualidad (una compañera mía estaba especializada en sacarle los colores al profe retándole a que le diera una buena razón por la que no se podía masturbar una) o sus críticas a las filosofía ateas ('Vale, Nietzsche dijo que dios ha muerto, pero Nietzsche era nazi: ¿le vas a hacer caso a un nazi?' Con Marx era más surrealista incluso).
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres